Comparte el juego, la creatividad y la innovación...

TAN es un juego que ayuda a identificar objetivos personales u organizacionales. Es útil, cuando se tiene una idea general de lo que se quiere lograr pero aún no se logra tener una visión clara de lo que se espera ser u obtener en el futuro.

Por ejemplo, una empresa desea crecer en el periodo siguiente, y para eso quiere mejorar radicalmente en el servicio al cliente; todos los empleados han recibido el mismo mensaje: “debemos ser excelentes en el servicio al cliente”. A pesar de que el mensaje parece claro, no lo es. Servicio al cliente puede significar diferentes cosas para las personas en la organización. Igual sucede con el término “excelente”. Aún hace falta un trabajo exhaustivo para lograr que el equipo sepa cuáles son los objetivos específicos que se deben lograr. Igual sucede cuando se quiere desarrollar un “producto que enamore a los clientes” o una estrategia de mercadeo que “sea irresistible”.

En casos como los mencionados, el juego TAN puede ayudar a avanzar en la tarea de conseguir una visión compartida y una definición más clara de esos objetivos.

El juego TAN sobresale por su simplicidad y su poder. Se trata de utilizar los elementos que aparecen en las tarjetas del juego WakeUpBrain para que el equipo encuentre un camino más fácil para identificar los atributos que se esperan de esa situación futura (el producto irresistible, el servicio al cliente ganador o el ambiente de trabajo estimulante).

Instrucciones

Disponga todas las tarjetas del juego WakeUpBrain en formato “Caos” sobre una mesa. Esto quiere decir, desplegadas, sin orden especial, por todo el área de la mesa.
Divida a los participantes en duplas o tríos.

Paso 1:
Pida a cada equipo que busque una tarjeta con la que pueda expresar lo más importante que se espera de su XXX (producto, estrategia, ambiente de trabajo, servicio al cliente, proceso de distribución, estilo de gerencia, forma de relacionarse con los colegas, método de estudio, etc., etc., etc..) mediante una frase con la forma: “Nuestro XXX debería ser TAN YYY como ZZZ”. En este caso YYY es el atributo identificado en el elemento presente en la tarjeta (rápido, suave, pequeño, grande, fácil de usar, cómodo, natural, fácil de usar, visible, etc., etc., etc..) y ZZZ es el elemento que aparece en la tarjeta.

Ejemplo: Un equipo está buscando una tarjeta que le ayude a describir lo que se espera del sistema de seguridad de la empresa. Uno de los integrantes ve una tarjeta que tiene un águila y piensa: “Eso es justamente lo que necesitamos, la vista del águila”, así que toma la tarjeta y planeta la frase: “Nuestro sistema de seguridad debería tener la agudeza visual de un águila”.

Paso 2: Del Tan al objetivo:

Luego del primer paso, se tienen varias frases “TAN” construídas.

Por ejemplo, al terminar el primer paso, es probable que un equipo que busca una forma de mejorar su efectividad, haya construído frases como: tan rápidos como un cohete, tan integrados como un cóctel, tan enfocados como una mira telescópica, con tanta confianza en el otro como una familia.
Cada una de estas frases contiene un objetivo al que el equipo puede apuntar y se trata justamente del adjetivo que hemos utilizado para nuestra comparación “TAN”. En los ejemplos anteriores, estos objetivos són: rapidez, integración, enfoque y confianza.

Paso 3: El objetivo TAN importante

Llegó el momento de identificar cuál es el “objetivo ganador”. Es bastante probable que uno de ellos sea mucho más poderoso que los demás, que sea la “clave del éxito”. Esto quiere decir, ahora tendremos que identificar cuál es el objetivo que emociona, que mueve el corazón de todos en el equipo. Este objetivo es el que convertirá el propósito colectivo en una historia de éxito.
Hay diversas formas de hacer la selección de objetivos, pero aprovechemos que tenemos al grupo en “modo juego”, donde el conocimiento tácito, el acceso a la intuición informada y la confianza en la opinión del otro están marchando bien, y hagamos algo más “juguetón”. Quizá podemos hacer una simple votación, una subasta (se pueden utilizar las mismas cartas del juego WakeUpBrain como moneda (recuerden que tienen un valor escrito en el borde superior)) o podemos animarnos a hacer una carrera de objetivos (aquí está la explicación de la mecánica, (cambiar “ideas” por “objetivos” https://academy.wakeupbrain.com/en/la-carrera-de-las-ideas/ )

Sin importar el juego que se escoja para elegir el objetivo más importante (que llamaremos el objetivo “TAN importante”), la instrucción que se da es algo como:
Debemos seleccionar cuál es el objetivo en el de debemos enfocarnos. ¿Cuál de estos atributos es el que debemos tener en primera y mayor medida para ser indudables ganadores?

Paso 4: Nuevamente a la frase TAN

Una vez seleccionado el objetivo, podremos recuperar nuestra frase original. Por ejemplo, si el objetivo elegido en nuestro caso fué ENFOQUE, entonces podremos volver a traer a cuento la frase TAN que nos permitió identificarlo:

“Nuestro equipo debe ser tan enfocado como una mira telescópica”

Esta frase puede ser incluso utilizada como lema, para que todos recuerden el objetivo que se persigue.

Paso 5:
TAN TAN
Ahora el juego pasa a un siguiente nivel. En este paso, se busca que el equipo identifique casos, situaciones o ejemplos en los que se evidencia que se está consiguiendo el objetivo propuesto. Para esto volvemos a utilizar el mismo mecanismo de juego: Construir una “frase TAN”.
En este caso la frase tiene la forma:

“Estamos TAN XXXX que…”, donde XXXX representa el objetivo a conseguir. En nuestro ejemplo sería algo como: “Estamos TAN enfocados, que una llamada urgente del cliente más importante no nos logra desviar de nuestras tareas diarias” o “Estamos TAN enfocados que llevamos 30 días haciendo una reunión diaria de “¿Cómo vamos?”.

El caso es que el equipo debe aterrizar el objetivo que se persigue en situaciones que muestran el progreso hacia dicho objetivo, en “síntomas” de que ese objetivo se está cumpliendo.

CONCLUSIÓN

Este es un juego que se basa en la construcción de una sencilla frase que utiliza siempre el término “TAN”, para lograr que los integrantes de un equipo (o uno mismo como jugador personal), logren tener una visión clara de un objetivo importante en el que se deben enfocar y de los hitos que puede ir logrando en el camino hasta lograrlo.
Como siempre, muchas variaciones pueden ser hechas a las instrucciones provistas, así que: ¡A jugarlo con sus propias versiones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X